top of page

El hambre emocional o cuando comes sin hambre real


Qué es el hambre emocional


El hambre emocional es un término que se refiere a la necesidad de comer alimentos para satisfacer una necesidad emocional en lugar de una necesidad física de nutrición.


Es decir, no comes porque sientas hambre física real, sino que comes como respuesta a una variedad de emociones, como el estrés, la tristeza, la soledad o el aburrimiento.

A menudo, las personas que sufren de hambre emocional recurren a comidas altas en calorías o dulces para intentar sentirse mejor emocionalmente.


También pueden tener problemas para controlar su consumo de alimentos (aquí puedes leer una entrada sobre atracones) y pueden desarrollar problemas de sobrepeso a largo plazo.



5 formas de detectar el hambre emocional:

Aquí hay algunas formas de determinar si tienes hambre emocional:


1. Comer sin tener hambre física:


Si comes, aunque no tengas hambre física, es posible que estés intentando llenar un vacío emocional en lugar de satisfacer una necesidad nutricional.

2. Comer para aliviar emociones negativas:


Si te sientes triste, estresado o aburrido y recurres a la comida como una forma de sentirte mejor, puede ser un signo de hambre emocional.

3. Comer en exceso:


Si comienzas a comer más de lo normal o no puedes dejar de comer, es posible que estés tratando de llenar una necesidad emocional en lugar de una necesidad nutricional.


4. Comer alimentos altos en calorías o dulces:


A menudo, las personas que sufren de hambre emocional recurren a alimentos altos en calorías o dulces, alimentos ultraprocesados, para intentar sentirse mejor emocionalmente.

5. No poder controlar el consumo de alimentos, los atracones:


Si tienes dificultades para controlar tu consumo de alimentos, es posible que estés tratando de satisfacer una necesidad emocional en lugar de una necesidad nutricional.



4 cosas que hacer si tengo hambre emocional:

Si sientes que tienes hambre emocional, hay algunas cosas que puedes hacer:


1. Identifica tus emociones:


Trata de determinar qué emoción estás tratando de satisfacer con la comida. ¿Estás triste, estresado, aburrido o solitario? Identificar la emoción subyacente puede ayudarte a encontrar maneras más saludables de manejarla.


2. Busca alternativas saludables:


En lugar de recurrir a la comida, trata de encontrar otras formas de satisfacer tus necesidades emocionales. Por ejemplo, puedes hacer ejercicio, pasar tiempo con amigos o hacer algo que te guste, como pintar o escribir.

3. Practica la atención plena:


Trata de estar presente y atento a tus sensaciones físicas de hambre y saciedad mientras comes. Esto puede ayudarte a controlar tu consumo de alimentos y a evitar comer en exceso.


4. Habla con un profesional:


Si sientes que no puedes controlar tu consumo de alimentos o que la comida es una forma de manejar emociones negativas de manera recurrente, puede ser útil hablar con un terapeuta o un consejero. Ellos pueden ayudarte a encontrar maneras saludables de manejar tus emociones.



Que profesional trata el hambre emocional

El hambre emocional puede ser tratada por un psicólogo terapeuta.



Estos profesionales pueden ayudarte a explorar las emociones subyacentes que están detrás de tu hambre emocional y a encontrar maneras saludables de manejarlas. También pueden ayudarte a desarrollar estrategias para controlar tu consumo de alimentos y a tener una relación más saludable con la comida.


Si tienes problemas de peso relacionados con el hambre emocional, es posible que también debas trabajar con un nutricionista para abordar estos problemas de manera efectiva.


En Vibra contamos con Psicólogos y nutricionistas que pueden trabajar juntos para tratar tu caso, escríbenos y sin compromiso te asesoramos.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page