top of page

El mundo de la inflamación

Actualizado: 11 mar 2021

Vivimos en el mundo de la inflamación, en todos los sentidos. Miles de estímulos externos e internos nos afectan en nuestra vida diaria.


Stress, comida industrial, malas noticias , nos bombardean constantemente todos los días.


¿Pero qué es la inflamación?


La inflamación es nuestra armadura de fondo de armario es decir es una herramienta esencial de nuestro organismo para defenderse sobre un daño físico ,mental u emocional contra alimentos con toxinas , traumatismos , virus y bacterias o cualquier cosa que nos agreda.

Nuestro cuerpo va activar una respuesta defensiva a nivel orgánico con la inflamación.


Esta inflamación afecta a nuestros órganos, mucosas, tejidos provocando una situación no natural en nuestro organismo que en el largo plazo puede provocar enfermedades crónicas o problemas más graves de salud.


Esta inflamación al principio puede notarse o no, depende del grado. Y lo que en el principio puede ser una ligera molestia a la que no damos importancia, puede agravarse si la inflamación persiste.




¿De dónde nos viene ese proceso inflamatorio?


Hay múltiples factores pero los principales son 3:


La alimentación: si nos paramos a pensar en lo que comemos, ¿Cuáles de los alimentos diarios que ingerimos son comida real y no tienen condimentos artificiales?


El stress: vivimos tiempos donde la información constante y la sobre estimulación del cerebro hace que se produzca un aumento de producción de trabajo sobre nuestro cuerpo.


Las toxinas ambientales: Cada vez más , debido al cambio climático, el entorno donde vivimos se ve afectado con elementos nocivos para nuestro cuerpo que fomentan la inflamación. Aire, Agua... cada vez más contaminados, infieren en nuestro organismo de forma muy perjudicial.



¿Y cuál es la solución de la gente cuando se sienten hinchados o inflamados?


Muchísima gente ve en la aspirina ,el naproxeno, el voltaren o el celebrex la solución ya que son los medicamentos más vendidos hoy en día.


Estos medicamentos solucionan el problema en el corto plazo y hay que usarlos cuando tenemos realmente una limitación a la movilidad de la función muy grave o un dolor muy intenso.


Nos sacan una muela ,se nos hincha la cara ....hay que utilizar las herramientas que tenemos y los antiinflamatorios lo logran en el corto plazo.


¿Y Cuándo se trata se trata de una inflamación crónica?


Muchas de las enfermedades actuales se deben a la inflamación crónica.


Aquí es necesario un cambio sostenido en el tiempo de nuestro estilo de vida.


Eliminar aquello que nos está provocando la respuesta inflamatoria a largo plazo.


Si se trata de una toxina , un alimento, una sustancia habrá que eliminarlo en la dieta.


Es muy importante sacar de nuestra vida los alimentos inflamatorios y aquellos que producen una elevación intensa y brusca de la glucemia de la glucosa en sangre y que activan la producción de citoquinas inflamatorias.


Principales alimentos inflamatorios:


  1. Azucares y refrescos

  2. Bollería Industrial

  3. Harinas refinadas

  4. Grasas Trans

  5. Frutas tropicales muy azucaradas

  6. Aceites refinados vegetales


Por otro lado, el control mental ante el stress es clave para ir reduciendo esta inflamación.


Un desequilibrio a nivel emocional conduce a aumentar los niveles de ansiedad y la propensión a que nuestro cuerpo nos pida que comamos alimentos con alto contenido en azúcar para saciarse.


Esto unido a un aire cada vez más contaminado y a la dudosa calidad del agua que bebemos , supone un caldo de cultivo perfecto para que nuestro cuerpo sufra un proceso inflamatorio crónico.





¿ Cómo podemos poner freno a esa inflamación?


Este no es un proceso fácil ya que depende de muchos factores.


  1. Mejora en la alimentación:


Añadiremos a nuestra dieta alimentos con poder antiinflamatorio. Este proceso guiado a través de un nutricionista puede llevar a la mejora a largo plazo. Estos alimentos son:


  1. La cúrcuma

  2. Los frutos del bosque

  3. Las semillas de Lino y Chía

  4. Las crucíferas: Brócoli y coliflor

  5. Potenciar el consumo de Aove

  6. Los fermentados: Kéfir y Kombucha.

  7. Alimento de temporada y hoja verde.


2. Control Mental:


El Mindfullness y la meditación pueden suponer una ayuda crucial para mantener nuestra mente en calma y conseguir que la ansiedad no se apodere de nosotros.


3. Eliminar toxinas


El ejercicio diario, si puede ser en contacto con la naturaleza, provocando la sudoración en nuestro cuerpo hace que nuestro organismo libere la toxinas que le sobran, disminuyendo poco a poco ese proceso inflamatorio.



Ante todo, si quieres seguir un proceso de desinflamación, es muy importante que visites un médico especializado en la materia.


¡Vamos a por un mundo con menos inflamación!


Namaste











17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page