top of page

Yoga y esclerosis múltiple: ¿ Sabes cómo puede beneficiarte su práctica?

Actualizado: 12 sept 2022

El yoga terapéutico puede mejorar algunos de los síntomas de la Esclerosis Múltiple como la fatiga o el dolor.

Aunque la práctica de ejercicio físico es una de las principales recomendaciones a tener en cuenta en el proceso de rehabilitación de la Esclerosis Múltiple (EM), no todas las personas se sienten motivadas hacia la misma. Factores como el no haber realizado deporte habitualmente, experimentar una elevada fatiga o presentar problemas de movilidad pueden hacer que la persona no sea capaz de integrar la práctica de ejercicio en su día a día.



podcast sobre la esclerosis múltiple
Episodio 13 : esclerosis múltiple: una lección de vida


Como posible alternativa, se ha planteado el realizar actividades que se entroncan dentro de lo que se podría denominar “mindfulness”, caracterizadas por centrarse en la percepción de la propia consciencia corporal, combinando ejercicios de relajación y respiración, a la vez que se realizan movimientos suaves y controlados.

En esta línea, el yoga terapéutico podría ser considerado como un tipo de práctica que podría tener similar utilidad y beneficios.

Esta modalidad recoge los principios fundamentales sobre los que se edifica el yoga (unión cuerpo-mente) y desarrolla una serie de ejercicios posturales y de respiración que pueden tener beneficios en diferentes síntomas, algunos de los cuales están presentes en la EM, especialmente aquellos asociados con la percepción de sensaciones (fatiga, dolor, ansiedad) y con disfunciones relacionadas con ausencia de fuerza y control en la musculatura profunda (actividad sexual, control de esfínteres, etc).



De acuerdo con investigaciones realizadas en personas con EM, las sesiones de yoga dirigidas que realizamos constan de 3 fases, una primera centrada en la realización de movimientos lentos y progresivos, una segunda de control de la respiración y una tercera de concentración.

Básicamente se realiza el empleo de posiciones clásicas de yoga, pero adaptadas a las posibilidades de la persona. Pueden realizarse, en el suelo, en una silla, o ayudándose de una pared.

Las posiciones se mantienen durante unos 10 segundos, y se intercala un descanso de 30-60 segundos entre las mismas.

Previsiblemente, tras la realización de dos sesiones por semana durante tres meses, se pueden experimentarse mejoras en la autonomía muscular, gracias a una mejor percepción de la fatiga y a una mayor sensación de equilibrio.

Los puntos claves para optimizar nuestras sesiones de Yoga son:

  • Utilizar técnicas de respiración para centrar la mente sobre el cuerpo, buscando la "unión".

  • Que Los ejercicios sean individualizados, no sean competitivos y resultan adaptables.

  • Hacer énfasis en la alineación corporal, lo que beneficia a la postura y al equilibrio.

  • Enseñar dónde se encuentran los músculos y la forma de fortalecerlos y estirarlos.

  • Liberar tensión, de manera que se siente más energía en el cuerpo.

  • Enseñar técnicas de relajación para reducir el estrés.


Encontrar un instructor de yoga cualificado

Encontrar profesores de yoga que puedan aplicar las técnicas necesarias para dar clases a personas con EM no es fácil. En Vibra disponemos de Profesores y Fisioterapeutas cualificados para esta práctica y hacer un seguimiento personalizado del proceso.


Reserva tu clase de prueba!!




12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page