top of page

Me despierto antes de que suene la alarma ¿Qué me pasa?

Actualizado: 7 nov 2022

Muchas personas se despiertan de un sueño profundo con la alarma que, por desgracia, indica el comienzo de un nuevo día de trabajo. Muchos otros, en cambio, se despiertan inexplicablemente antes de que eso suceda, y no les queda más que esperar a que suene para tener, ya sí, que levantarse de la cama.




Una forma menos conocida de insomnio


Varios estudios, resumidos en una revisión recogida por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, han estimado que en todo el mundo entre un 10% y un 30% de los adultos padece insomnio, que consiste tanto en la dificultad para conciliar el sueño al introducirse en la cama como en la dificultad para recuperarlo tras despertar durante la noche.


De hecho, muchas personas con insomnio, según documenta un estudio del Centro de Investigación Epidemiológica del Sueño de la Universidad de Stanford, sufren el insomnio en la forma de despertares tempranos, e incluso sin presentar otros síntomas como sueño de mala calidad o dificultad para iniciar el sueño.


En muchos casos, el insomnio nace de una circunstancia vital estresante, como un trauma, problemas laborales, económicos o de pareja. A menudo, las personas que padecen insomnio rumian los pensamientos relacionados con estas circunstancias en los momentos en los que deberían estar dormidos.


El origen del insomnio y cómo afrontarlo


El insomnio puede llevar a un sueño de mala calidad y un descanso insuficiente, lo que tiene efectos como aumentar el riesgo cardiovascular o de accidente laboral o de tráfico. Por ello, es importante atajarlo.


Como decíamos, es habitual que tenga su causa en eventos que le suceden al paciente, sumados al procesamiento psicológico de los mismos. Por ello, actuar sobre estos mecanismos (normalmente, con psicoterapia o incluso tratamientos farmacológicos, si existiera algún trastorno de fondo que lo justificara) suele lograr una mejoría en este aspecto.


Por ejemplo, se recomienda resistir la tentación de mirar la hora al despertar, ya que esto puede aumentar el estrés y empeorar el problema. Además, si nos acostumbramos a ello, generamos una 'costumbre', por lo que nuestro cuerpo se estresa automáticamente en situaciones similares.


Otro consejo es levantarse de la cama y dedicarse a otra actividad. Aunque pueda resultar paradójico, esto elimina el estrés que supone 'tener que volver a dormir'. Además, si nos levantamos de la cama, lograremos fortalecer la asociación de la misma únicamente con el sueño, lo que nos ayudará a conciliar el sueño en futuras ocasiones.


Finalmente, puede ayudar ir apuntando las condiciones y circunstancias en las que hemos logrado dormir mejor y peor, a fin de encontrar aquellas cosas que nos dificultan el descanso.


Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera y reinicia: la memoria mejora, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja, la inflamación en el cuerpo se reduce, la concentración y capacidad mental mejora y se recupera la energía.


Buenos sueños Vibrers!!


Referencias

Bhaskar, Swapna et al. Prevalence of chronic insomnia in adult patients and its correlation with medical comorbidities. Journal of family medicine and primary care vol. 5,4 (2016).

M. Ohayon, M. et al. Using difficulty resuming sleep to define nocturnal awakenings. Sleep Medicine, vol. 11 (2010).


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page