Historia de un estómago (y algo más)

Hoy te voy a contar una historia, la historia de un estómago que empezó a estar hinchado y lleno de gas.


Ese estómago es el mío, un estómago que desde hace 15 años no ha vuelto a ser normal.




Pues sí, este de arriba soy yo hace 17 años. Una noche después de poner unas rebajas ( en aquella época trabajaba en una tienda de surf), empece a vomitar como un loco. Pero ni te lo imaginas. Mínimo 15 veces, una locura.


Al quedarme deshidratado no tuve otro remedio que irme al hospital ,ya que no podía ni dar un paso. Estaba literalmente como si me hubiera pasado un camión por encima.


Tras estar toda la noche ingresado,( las enfermeras creían que era un borracho que se había pasado con las cervezas esa noche)y estar un buen rato allí, tumbado en una camilla en medio de una sala, me dieron el resultado de mí analítica.


Todo correcto, menos un valor.


-Chaval, tienes la bilirrubina indirecta alta. Creo que tienes Síndrome de Gilbert.


¿¿Qué?? pero, pero.... y eso que es??


-Pues que vas a tener que convivir el resto de tu vida con tener picos de bilirrubina en tu cuerpo. Pero no te preocupes, eso no es nada. Es asintomático.


Pero, ¿¿y esto?? ¿¿de dónde viene??


-Pues tiene un factor genético y también por el estilo de vida.


Bueno, pues allí salí yo, del Ramón y Cajal, como Juan Luis Guerra, con una subida de bilirrubina.


Ya estaba más tranquilo porque no era nada grave pero todavía me encontraba mal, con mucha flojera y débil.


Desde ese día nada fue igual. Mi cuerpo cambió.


No creo que el síndrome que me diagnosticaron sea asintomático, ya que desde aquella noche, mis sensaciones corporales nunca fueron las mismas.


El hinchazón abdominal y los gases llegaron a mi vida.


Además de otros innumerables síntomas como el cansancio, el insomnio....


Pensando en mi vida, recapitulé.


Vale, el factor genético está presente ya que mi padre también sufre de lo mismo, pero en cuanto al estilo de vida, no me cuadraba nada.


No me lo creía, un tío deportista como yo que era capaz de jugarme 3 partidos de fútbol al día estaba ahora como si fuera un señor de 70 años. Sin fuerza, con problemas digestivos.....


Tras visitar varios médicos para tener otras opiniones todos acababan en la misma conclusión: Tu estilo de vida es determinante.


No me quedo otra que empezar a cuidarme ( aún más) y tomar consciencia de mi cuerpo, cosa que solemos hacer con poca frecuencia.


El cuerpo te habla. Muchas veces no le escuchas pero te habla. Te dice que es lo mejor para cada momento. Descansar, parar, relajarse, comer sano..


Yo no me escuchaba mucho la verdad.


Ahora es el momento de centrarnos en mi estómago.


Si ese, que cada dos por tres estaba hinchado como un globo.


Yo no era consciente de lo que comía. Simplemente comía y llenaba mi depósito de gasolina para seguir con mi vida estresante.


Bollos, Azúcar, procesados...de todo... entraban en mi cuerpo sin reparos. Y lo que es peor a todas horas.


Yo estaba delgado porque hacía mucho deporte y con eso me veía bien.


Un día le conté a un médico mi problema, y el me paro y me dijo: ¿pero tú que comes?


-Yo, yo como genial... no bebo...no fumo ...soy un tio supersano.


-¿Qué comes? me volvió a repetir.


Me dijo una frase que se me grabó a fuego: " todas las enfermedades y síndromes vienen condicionadas por nuestro estilo de vida. Hay algo en el tuyo que no es correcto. Puede ser el stress, tus emociones o tu dieta".


No era consciente, de la basura que entraba en mi cuerpo.


Veía normal comerme 3 donuts por la mañana y media tableta de chocolate por la noche.


-Bahh ,¡si yo luego esto lo quemo!


Fui consciente por primera vez de la basura que entraba en mi cuerpo con la típica web de contar calorías. Me quede en shock!


Ahí todo cambio. ¡Mejoré mi dieta!


Lo que era un estómago como un balón de fútbol poco a poco fue desinflándose.


Ojo!! este no fue un proceso de una semana, ni de meses.... han sido años. De hecho todavía tengo días donde mis digestiones son bastante difíciles debido a la bilirrubina , pero en general he mejorado mucho.


Por eso te pido una cosa, toma consciencia y mejora tu dieta. ¡Es básico!!


Yo no lo era y me costó algunos años con una pésima calidad de vida.


Visita a tu nutricionista, si es necesario para adaptar la mejor dieta para tu dolencia.


Y recuerda, si tu cuerpo no está al 100%, tu vida nunca estará al 100%.


No hay nada mejor que el silencio corporal.


Aloha Vibrers!!






8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
  • Tik Tok

ENLACES DE INTERÉS

91304 55 73  //  601 24 23 42

C/Jaime Hermida 9, Bajo

Madrid

 

Horario:

Lunes a Jueves: 10:00H a 21.00H

Viernes:10:00H a 17:00H

Sábados: 10:00H a 14:00H

©2020  Vibra Bienestar. 

En calidad de Afiliado de Amazon, los ingresos por las compras adscritas cumplen los requisitos aplicables.