top of page

Equilibrio ácido-básico


Seguramente esta entrada del Blog no te suene de nada y no sepas de que estamos hablando.


El equilibrio ácido-básico es vital para el ser humano. El cuerpo humano funciona de manera óptima en un pH sanguíneo ligeramente alcalino, de 7,39.


La enfermedad normalmente aparece cuando nos encontramos en acidosis o en alcalosis.


Con los hábitos de vida actuales es frecuente entrar en la zona peligrosa de acidosis, caldo de cultivo de numerosas enfermedades.

Vivimos en un constante yin-yan: en nuestro organismo se suceden funciones vitales de características opuestas necesarias para la vida, como el ciclo de inspiración-espiración, vigilia-sueño o la alternancia entre actividad y reposo.


Uno de estos principios vitales es el equilibrio ácido-básico, o lo que es lo mismo, el equilibrio entre los ácidos y bases.



La importancia del equilibrio ácido-básico



Nuestro organismo siempre funciona de forma óptima en un pH sanguíneo ligeramente alcalino, de 7,39. Podemos decir que la zona de salud se extiende entre 7,36 a 7,42.


Debido a la alimentación en la actualidad y los hábitos de vida de estos tiempos que vivimos, es común encontrarnos con la acidosis.


Aunque la localización de las lesiones depende cada persona y de aspectos específicos como la herencia genética, trastornos y la profesión que se desempeña, en general la acidificación del medio interno se caracteriza por: gran fatiga, sensibilidad, irritabilidad, preocupación, sueño poco reparador y estado depresivo ( es lógico ya que el magnesio, el calcio y el potasio, de los que tiene necesidad el sistema nervioso para funcionar bien, son los minerales alcalinos que el organismo necesita para neutralizar los ácidos).


Las personas acidificadas presentan los siguientes síntomas:

Frio en el cuerpo

Hipotensión

Constantes crisis de hipoglucemia

Sistema endocrino débil y vulnerable (todas las glándulas tienden a ralentizar su funcionamiento excepto la tiroides)

Tendencia a las infecciones ( debilidad del sistema inmune y presencia de microlesiones de las mucosas)


Por la fuerte agresividad de los ácidos sobre los tejidos encargados de su eliminación, estas personas pueden sufrir eccemas, urticaria, prurito, enrojecimientos de la piel, micciones dolorosas, cistitis, uretritis e infecciones respiratorias.


Debido a la cesión de bases que necesita el organismo para neutralizar el efecto de los ácidos, pueden surgir otros síntomas como :


Desmineralización del esqueleto y los dientes

La inflamación de las articulaciones

La pérdida de brillo en el cabello y su caída, canas, uñas frágiles, piel desecada y con fisuras y encías sensibles que sangran.


¿Cual es la mejor dieta para combatir la acidosis?


Alimentos a evitar:


Una dieta pobre en verduras y rica en azúcares

Productos lácteos

Alimentos procesados

Harinas refinadas

Bebidas gaseosas

Café y alcohol

El consumo de medicamentos


los malos hábitos de vida como las prisas, el estrés, permanecer en ambientes cerrados durante mucho tiempo , los viajes extenuantes , dormir poco, el malhumor, el nerviosismo, el ejercicio físico llevado al extremo, el sedentarismo acidifican nuestro cuerpo.


Por eso es imprescindible cuidar la dieta para equilibrar el pH, hacer ejercicio físico moderado a diario y descansar las horas recomendadas.


La salud nutricional es clave en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.


Aloha Vibrers

24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page