top of page

Dolor crónico: La lacra del nuevo siglo

“Siempre estoy cansada” o cómo ser madre con dolor crónico


Hola me llamo, Juana Ros tengo 42 años, soy madre de 2 hijos y desde hace 19 años que convivo con el dolor crónico.


Fue en verano de 2018, después de 15 años de peregrinaciones entre consultas médicas, por la pública y la privada, cuando pude poner un nombre a mi sufrimiento: fibromialgia.


Un año y medio después, en diciembre de 2019, mee diagnosticarían, además, el síndrome de Sjögren, una enfermedad que me provoca dolor articular, fatiga, ojos secos, insomnio y neblina mental.


Durante todos esos años marcados por el dolor y la incomprensión por parte de muchos profesionales sanitarios que me trataban, a la sintomatología física se le sumó el impacto emocional.


“Dejé de visitar médicos durante muchos años porque en lugar de hacerme pruebas, emitían juicios, salía llorando de las consultas y decidí que no quería diagnóstico, si ese iba a ser el camino”.



El dolor crónico no es sólo tener un mal día o sentirse un poco desubicado. Es una afección que puede interferir en la forma de vivir la vida y que afecta a muchos aspectos diferentes de la existencia.


Afecta tanto a las actividades a corto plazo, como dormir y comer, como a los objetivos a largo plazo, como volver al trabajo o a los estudios.


El dolor crónico también puede afectar a la salud mental, dificultando la concentración y el rendimiento en el trabajo o los estudios. Puede provocar depresión y otros problemas emocionales que pueden dificultar aún más tu vida normal.


Los principales síntomas del dolor crónico son:


  • Dolor y rigidez en todo el cuerpo.

  • Fatiga y cansancio.

  • Problemas con el pensamiento, memoria y concentración (conocido como niebla mental o "lagunas")

  • Depresión y ansiedad.

  • Dolores de cabeza, incluyendo migrañas.

  • Síndrome del intestino irritable.


Pero sin duda es el cansancio es el síntoma más común del dolor crónico. La fatiga puede ser abrumadora y debilitante. Afecta a tu capacidad para trabajar, estudiar o realizar tareas rutinarias en casa.


Para disminuir este cansancio lo mejor es tomar una serie de medidas para controlarlo.


Las siguientes son algunas formas de ayudar a reducir su fatiga y ser más eficaz en el manejo de su dolor:


-Dormir lo suficiente. Esto es clave.


-Asegúrate de tener suficiente tiempo para descansar y relajarte durante el día, ya que esto te ayudará a sentirte más descansado cuando te despiertes por la mañana.


-Hacer ejercicio regularmente. Aunque sólo sea un pequeño paseo alrededor de la manzana, cualquier tipo de ejercicio aumenta el flujo sanguíneo a todas las partes del cuerpo, incluidas las zonas afectadas por el dolor crónico.

También mejora el tono y la fuerza muscular, lo que puede ayudar a disminuir la rigidez articular u otros síntomas asociados al dolor crónico, como la depresión o la ansiedad.


- Apóyate en un profesional de la psicología para hacer tu proceso más liviano.


-Combina dos ejercicios como el Yoga y el Pilates para estirar y fortalecer. Ambos te ayudarán con el control mental.



Buen día !!! y descansa.





16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page